¿POR QUÉ SE VAN LAS PERSONAS DE LAS EMPRESAS? WANTED! SE BUSCA TALENTO

EL ORIGEN

 Hemos pasado de la era del negocio puro y duro a la nueva era donde los negocios sin el auténtico talento de las personas no son posibles, unido con el bienestar individual y una cultura organizacional fuerte y saludable.

 

¿Alguna vez te has ido de una empresa o conoces a alguien que lo haya hecho? Dejando de lado las razones familiares o cambio de país o ciudad, normalmente cuando le preguntamos a una persona el motivo de su partida, la respuesta suele ir en la línea de: no me escuchaban, se me había quedado pequeño, no me llevaba bien con la dirección, el ambiente no era bueno, etc.

 

Cada día leemos y escuchamos más hablar de liderazgo, una palabra muy grande, amplia y extensa que todavía estamos empezando a comprender. También leemos y escuchamos bastante acerca del talento, de la cultura organizacional y del cambio de paradigma. Pero ¿realmente está habiendo un cambio sostenible en el mundo profesional y en las organizaciones?

 

Estudios realizados por la prestigiosa consultora Mckinsey demuestran que las empresas carecen de culturas fuertes y saludables y que además el 70% de los directivos se equivoca sobre quien es realmente influyente en su organización, apuntando a las personas incorrectas y pasando por alto a las que lo son, y, por si fuera poco, solo el 2% de las personas que trabajan en una empresa son realmente las responsables del éxito de esta. Realmente, son datos que hacen pensar y tomarse un tiempo para reflexionar sobre lo que de verdad está pasando en el mundo corporativo, más allá de lo que parece o algunos creen que ocurre, eclipsados por espejismos.

+

EL TALENTO

¡Vayamos por partes! Lo primero, sin tomarnos al pie de la letra los datos, pero si pensando que son ciertamente orientativos, podemos observar que hay una realidad subyacente muy diferente a la que las personas que ocupan los puestos CEO y de dirección parece que contemplan. En esos estudios no están todas las empresas del mundo, pero son suficientemente significativos como para que hagamos una reflexión.

 

Es muy interesante hablar de talento y contratar a empresas de recursos humanos u otras que faciliten la fidelización y productividad de los equipos, pero no sirve de nada si no se está yendo a la raíz de las personas para saber qué tenemos entre manos de verdad y para eso necesitamos por lo menos dos cosas:

 

1. Escuchar atentamente y dar espacio de confianza para que las personas se expresen sin miedo, utilizando preguntas poderosas y adecuadas en cada escenario (algo digno de tomarse el tiempo suficiente de preparar).

2.  Valor para estar presente con lo que se va a escuchar y tener auténtico liderazgo para recogerlo y construir positivamente desde ello, buscando empoderar a las personas y no liquidarlas.

 

SOLUCIÓN

¿Qué se necesita para guiar a las personas en las empresas y hacerlas brillar? Esta es la pregunta del millón, y puede que la respuesta más sencilla y directa sea: Grandes dosis de HUMILDAD, Honestidad y mucho Crecimiento Personal para tener las herramientas suficientes o bien las luces suficientes para acudir a personas y empresa con experiencia para facilitar la tarea. El Ego es el gran enemigo del talento y de las organizaciones, las personas se van de las empresas porque hay luchas de egos donde de una forma consciente o inconsciente no se deja que los demás crezcan, porque no se escucha de una forma sincera y porque cuando se escucha, en muchas ocasiones, cae en saco roto.

 

Es cierto que en el día a día los CEOs y cargos directivos tienen demasiadas cosas encima de su mesa como para ocuparse de las personas. En la historia de la humanidad ha pesado mucho más la estrategia y las finanzas del negocio que el talento. Sin embargo, la continua búsqueda personal por el bienestar está cambiando de una manera exponencial la forma y el formato de trabajar. Cada vez más, la gente quiere evitar estar en una oficina de lunes a viernes ocho horas. Hace años hubiera sido impensable los puestos flexibles, la rotación de días o incluso la completa libertad de horarios que promulgan algunas empresas como Google. Hay compañías que ya tienen implantado un modelo donde no hay jerarquía vertical, sino que las personas trabajan por responsabilidades de proyectos, donde todas son iguales, existiendo la posibilidad de mejorar la posición únicamente por el hecho de aportar más, ser proactivos y dar mejores resultados en los proyectos. ¡Esto es posible y ya existe! Y seguramente será lo que, en un futuro, esperemos no muy lejano, ocurra en un porcentaje altísimo. Se acabará decirle a una persona que se sale de la estructura y que por eso no le pueden pagar más, a pesar de que esa persona sea la que trae grandes dividendos a la organización y se acabará encorsetar a las personas en su forma de trabajar. La creatividad necesita libertad, una libertad responsable y el talento solo germina cuando las personas tienen espacio para crecer y se sienten apoyadas, de lo contrario lo que ocurre es que las personas se convierten en lacras para las empresas, a veces muy costosas de mantener.

 

Las personas quieren vivir bien, ser felices, en el más amplio sentido de la palabra y tener tiempo para su familia y su vida personal. Las organizaciones que no entiendan esto y sigan quemando a sus bienes más preciados, los humanos, no tendrán un final afortunado. La gente quiere poder llegar a su puesto de trabajo con buen ambiente, y que además sea un lugar donde pueda crecer como personal y profesionalmente. Generar planes de formación es tan vital como comer y beber cada día. Lejos de ser un gasto o una pérdida, es una de las maneras de fidelizar el talento. Si una persona sabe que puede seguir creciendo en una organización, que puede tener más espacio para hacer todo lo que su talento y creatividad le traigan y la cultura es fuerte y saludable, es muy improbable que esa persona se vaya de la empresa. Hay organizaciones que se caracterizan por tener un número de empleados con muchos años de trayectoria, pero ¿siempre que vemos esto es sinónimo de talento saludable y bien desarrollado? No, esto no es así en muchos casos. El confort es algo a lo que los seres humanos se acostumbran y de lo que cuesta alejarse, por ello, saber si la cultura es fuerte y saludable se deberá comprobar con otro tipo de mediciones y herramientas.

 

FINANZAS Y TALENTO

 Encontrar el equilibrio entre finanzas y talento es primordial para el éxito de las empresas que deseen seguir en la cresta de la ola. Si la balanza no está por partes iguales, seguiremos nutriendo un patrón que ya se ha demostrado que no funciona. ¡Por eso se van las personas de las empresas! Porque los viejos esquemas ya no funcionan, porque el autoritarismo de ordeno y mando no conduce a caminos de auténtico éxito humano y porque querer que los empleados acaten desde el miedo es un callejón sin salida con una guillotina al final.

 

¿Cómo pueden saber los CEOs y personas directivas si tienen el enfoque adecuado hacia las personas y el talento? Nuevamente, preguntas poderosas, es la primera medida, eficiente y gratuita para tomar el pulso en una organización, siempre y cuando se esté en disposición de escuchar con humildad, sin tomarse nada personalmente y con el objetivo de recoger las respuestas para construir algo productivo.

 

Las personas hacen las empresas, las organizaciones y los negocios. Las personas son las que cuidan a los clientes, traen grandes cuentas, crean nuevos proyectos y hacen que las cosas ocurran. Si no cuidamos a las personas, los clientes no estarán satisfechos y, por lo tanto, el negocio no será tan productivo.

 

Cuando la dirección de la empresa no está alineada con las personas de puestos de responsabilidad o de proyectos, no hay armonía y evidentemente, no se confluye hacia el bien común.

 

CLIENTES

¿Sabes qué necesita un cliente? Atención, excelencia y una experiencia de lujo. El número de empresas que tienen una o varias empresas competidoras es casi del 100%, ¿quién no tiene competencia? Y cada vez más no se gana por el precio, sino por la calidad de servicio que se ofrece. Los clientes son cada vez más inteligentes y sofisticados, tienen más y más acceso a información de todo tipo, tanto para contrastar como para descubrir novedades. ¿Qué hace que un cliente elija una y otra marca si las prestaciones son similares y los precios también? LA PERSONA QUE LE ATIENDE. Eso es lo que marca la diferencia. En muchas ocasiones adquirimos algo por la persona que nos lo vendió. Entonces, si alguien no está satisfecho en su lugar en la empresa ¿tendrá un comportamiento excelente? Hay un alto porcentaje de posibilidades de que esto no sea así.

 

Tenemos por delante un bonito reto en las organizaciones, del que cada persona tenemos una parte de responsabilidad. Los CEOs y parte directiva poner humildad, honestidad y escucha activa con proactividad y compromiso para llevar a cabo un cambio en la cultura organizacional y las personas que forman parte de los equipos poner su talento al servicio de esas organizaciones con apertura y claridad de miras. En el momento que ambos mundos se encuentran, los milagros ocurren y la alineación se produce de manera instantánea. Afortunadamente, cada vez más empresas están despertando y tomando conciencia de la importancia del cambio de patrones internos. Esto es posible y se está demostrando.

 

Es un camino necesario, y el camino se hace al andar, posiblemente aparecerán los miedos, los retos y la incertidumbre, pero juntos será posible. Creemos un mundo profesional más auténtico, más sostenible y donde el talento germine de manera natural porque la tierra esté bien abonada, es nuestra responsabilidad con las nuevas generaciones dejarles un espacio mejor donde el entendimiento es viable en la diversidad del talento y es merecedero de las generaciones de más edad poder disfrutar de ello.

Comments (0)

Producto añadido a tu lista de deseos
Producto añadido al comparador

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web, mejorando nuestros servicios y adecuando el contenido de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si no cambias los ajustes de tu navegador, entenderemos que estás de acuerdo en recibir todas las cookies del sitio web. Política acerca de nuestras cookies. Ver Política de Cookies